¿Cómo llegamos a esto? Tres condiciones para acabar a fondo con la violencia.

No hay trabajo más bonito que el de la policía, suelo comenzar diciendo en los talleres que he impartido a las corporaciones policiacas. Proteger la vida y la integridad, las posesiones y la paz social, particularmente cuando se trata de los más vulnerables, es un trabajo que debe llenar de satisfacción. De allí partimos para luego dialogar sobre los obstáculos que impiden cumplir con ese deber. Fruto de este diálogo con policías y de la experiencia documentando crímenes atroces (desapariciones, masacres, tortura, entre otros) puedo decir que tengo diagnosticados tres obstáculos principales que inciden en los niveles dantescos de violencia que se viven en México.

Que la rabia se vuelva organización

Ante una política de seguridad equivocada, y la profunda crisis de impunidad y corrupción que ha devenido en graves violaciones a derechos humanos, periodistas y personas defensoras de derechos humanos necesitamos más opciones para la protección que las que nos ofrece el gobierno, acudamos o no a él. El Mecanismo de Protección debe ser en todo caso, un complemento a lo que no podamos hacer por nosotros mismos o un recurso para elevar el costo político de una agresión.

Pronunciamiento por la grave situación de los derechos humanos en Honduras

Iniciativas para la Identidad y la Inclusión AC (Inicia), se suma a las voces de rechazo al golpe de estado en Honduras y hace un llamado al cese de la represión por parte del gobierno de facto en contra de la población civil.

Acción Urgente de Amnistía Internacional

Amnistía Internacoinal solicita acciones urgentes por José Emiliano Nandayapa, jóven estudiante golpeado por la policía de San Cristóbal de Las Casas.