¿Cómo llegamos a esto? Tres condiciones para acabar a fondo con la violencia.

No hay trabajo más bonito que el de la policía, suelo comenzar diciendo en los talleres que he impartido a las corporaciones policiacas. Proteger la vida y la integridad, las posesiones y la paz social, particularmente cuando se trata de los más vulnerables, es un trabajo que debe llenar de satisfacción. De allí partimos para luego dialogar sobre los obstáculos que impiden cumplir con ese deber. Fruto de este diálogo con policías y de la experiencia documentando crímenes atroces (desapariciones, masacres, tortura, entre otros) puedo decir que tengo diagnosticados tres obstáculos principales que inciden en los niveles dantescos de violencia que se viven en México.

Lo hemos intentado todo.

En Coahuila venimos de recorrer un largo camino donde familiares de personas desaparecidas y organizaciones civiles lo hemos intentado todo. No es una ocurrencia discutir sobre un Mecanismo Internacional Extraordinario para la investigación penal y procesamiento de responsables de crímenes atroces en México.

Denuncias de asesinatos, desapariciones y tortura en Coahuila de Zaragoza, México. 165 Periodo de Audiencias CIDH. Montevideo Uruguay. Octubre 24, 2017.

No venimos a señalar a nadie, hablamos de serios indicios que no se han investigado, tampoco venimos a discutir si ha habido o no voluntad política, sino de respuestas insuficientes e inadecuadas a la gravedad del problema. Múltiples organizaciones mexicanas e internacionales hemos señalado que México necesita del apoyo de la comunidad internacional para crear un Mecanismo Extraordinario Internacional con el mandato de a) investigar y procesar graves casos de violaciones a derechos humanos y de macro corrupción, b) ayudarnos a desmantelar las estructuras criminales que corroen, la seguridad, la paz y el estado de derecho, y c) ayudarnos a fortalecer nuestras propias instituciones de justicia y persecución del delito.

Statement at Tom Lantos Human Rights Commission. United States Congress. October 5th, 2017.

In 10 years of the “Security Strategy”, supported by the Merida Initiative more than 200 thousand people have been murdered and at least 33,482 persons have been disappeared. The “Security Strategy” has failed in Mexico mainly because of impunity and corruption. Moreover, impunity and corruption have fueled the human rights crisis and the dismantling of our justice institutions. We encourage the US Congress to endorse and support the 14 recommendations to Mexico of the UN High Commissioner for Human Rights, which starts with the creation of an Advisory Council of renowned, independent, international experts, to diagnose and identify the avenues to end with impunity and corruption in Mexico.